Uno de los principales objetivos de la Terapia Psicológica Afirmativa es que las personas acepten su orientación sexual con naturalidad, sin sentimientos de culpa y sin vergüenza. A muchas personas les cuesta aceptar su orientación sexual porque tienen mandatos sociales y familiares, estereotipos, estigmas y todo tipo de falsas creencias. Hay que detectar estas ideas negativas acerca de la homosexualidad, cuestionarlas y cambiarlas por ideas positivas y más realistas, ya que estas falsas creencias tienden a hacerse más fuertes y excesivas, cuanto más aislada está las persona.

Dentro de estas ideas negativas son habituales las relacionadas con lo que pensarán los demás al enterarse nuestra identidad; temor a la reacción de la familia y amigos, a que nos critiquen o nos rechacen y miedo a perder su amor. Algunas de estas expectativas negativas podrán cumplirse, pero en la realidad la mayoría no se cumplen.

Es importante proporcionarles a las personas las herramientas psicológicas y habilidades sociales necesarias para poder hacer frente a los problemas que puedan surgir en cualquiera de las áreas de su vida y a desarrollar planes para responder a las contingencias que pudieran surgir.

  • Proponemos una terapia con orientación cognitivo-conductual. La misma se caracteriza por ser activa, colaborativa y flexible y su finalidad es ayudar a las personas a mejorar su calidad de vida y a aliviar los padecimientos que provocan los problemas emocionales. Muchas veces estos impiden llevar a cabo los proyectos personales y son manifestados en diferentes áreas tales como la conducta, las relaciones interpersonales, el organismo.
  • La terapia cognitivo-conductual pone el énfasis en el cambio y está orientada hacia el presente, investiga cuál es el funcionamiento actual y se focaliza en modificar los pensamientos, creencias y conductas que producen malestar. Se trabaja de manera integradora, teniendo en cuenta todos los aspectos que hacen a la vida de las personas: afectivos, emocionales, cognitivos, conductuales y contextuales.
  • No sólo se tienen en cuenta los síntomas o los aspectos disfuncionales de la conducta, sino se hace especial hincapié en desarrollar los recursos de cada uno, logrando de esa manera incentivar el desarrollo de los potenciales, independencia, autonomía y herramientas para enfrentar la vida de manera más creativa.
  • La terapia se va diseñando de acuerdo a las necesidades y objetivos de cada individuo, su personalidad, necesidades, actitud, fortalezas y debilidades.
  • Durante el proceso el paciente no sólo aprende a resolver un problema específico sino que incorpora nuevas alternativas que podrá aplicar para resolver otros problemas que puedan ir surgiendo en circunstancias futuras.