PSICOLyGA es el primer Centro Psicológico Especializado en la atención de Lesbianas y Gays de Argentina

Los que hacemos PSICOLyGA entendemos que los seres humanos somos resultado de la cultura en la que vivimos y creemos que el peso de los valores y normas de dicha cultura determinan los límites de nuestra libertad, aun cuando muchas veces no nos demos cuenta.

Desde chicos nos enseñan a distinguir lo bueno de lo malo, lo normal de lo anormal, lo natural de lo antinatural, cómo y a quién se debe querer, cómo actuar para ser querido, etc. Todos estos aprendizajes van formando el sistema de creencias con el cual interpretamos y juzgamos la realidad y le adjudicamos significado y valor a las cosas. Si bien estas creencias cambian con el tiempo y con cada cultura, son el cristal a través del cual miramos la realidad.

Debemos individualizar y cuestionar tanto nuestro propio sistema de creencias (religioso, moral, político, etc.) como los de toda la sociedad, ya que muchos de estos sistemas, basándose en una supuesta “universalidad”, determinan cómo se debe vivir y por ende, cómo debe nuestra ser sexualidad.

En PSICOLyGA creemos que no existen ni teorías ni prácticas profesionales políticamente neutrales, y la psicología no escapa a esta norma. Por lo tanto cada teoría y práctica psicológicas deberían dejar en claro su postura a manera de declaración de principios.




Principios que guían PSICOLyGA

  • La orientación sexual y la identidad de género son características propias de la personalidad.
  • Éstas de ninguna manera configuran “por sí mismas” tendencias o conductas perjudiciales para la salud psicológica de los individuos.
  • Los psicólogos que brinden psicoterapia a lesbianas y gays deberán tener formación idónea, actualización, entrenamiento, y supervisión adicional, en áreas tales como sexualidad, identidad, discriminación y estigmatización en los individuos, parejas y familias.
  • Los psicólogos deben estar preparados para reconocer las particularidades a las que esta población está expuesta doblemente cuando pertenece, a su vez, a otras minorías tales como raciales, religiosas, sociales, culturales, las que acarrean los conflictos propios de las normas, valores y creencias de esa minoría. Dentro de ese espectro debemos tener en cuenta, particularmente, la población de lesbianas y gays con algún tipo de discapacidad.
  • Los psicólogos deben procurar entender en profundidad las formas en las cuales la estigmatización social (discriminación, violencia, prejuicios, etc.) pueden significar un riesgo potencial para la salud emocional de las lesbianas y gays en general, y en particular, para la juventud.
  • Los psicólogos deben esforzarse por comprender las particulares circunstancias y desafíos quedeben enfrentar las familias de lesbianas y gays.




PSICOLyGA adhiere a la Declaración de los Derechos Sexuales.
Asociación Mundial de Sexología (W.A.S.) Hong Kong 1999

Declaración de los Derechos Sexuales.


1. El derecho a la libertad sexual.

La posibilidad de la plena expresión del potencial sexual de los individuos. Sin embargo, esto excluye toda forma de coerción, explotación y abuso sexuales en cualquier tiempo y situación de la vida.


2. El derecho a la autonomía, integridad y seguridad sexual del cuerpo.

La capacidad de tomar decisiones autónomas sobre la propia vida sexual dentro del contexto de la ética personal y social. La capacidad de control y disfrute de nuestros cuerpos, libres de tortura, mutilación y violencia de cualquier tipo.


3. El derecho a la privacidad sexual.

El derecho de las decisiones y conductas individuales realizadas en el ámbito de la intimidad siempre y cuando no interfieran en los derechos sexuales de otros.


4. El derecho a la equidad sexual.

La oposición a todas las formas de discriminación, independientemente del sexo, género, orientación sexual, edad, raza, clase social, religión o limitación física o emocional.


5. El derecho al placer sexual.

El placer sexual, incluyendo el autoerotismo, es fuente de bienestar físico, psicológico, intelectual y espiritual.


6. El derecho a la expresión sexual emocional.

La expresión sexual va más allá del placer erótico o los actos sexuales. Todo individuo tiene derecho a expresar su sexualidad a través de la comunicación, el contacto, la expresión emocional y el amor.


7. El derecho a la libre asociación sexual.

La posibilidad de contraer o no matrimonio, de divorciarse y de establecer otros tipos de asociaciones sexuales responsables.


8. El derecho a la toma de decisiones reproductivas, libres y responsables.

Abarca el derecho a decidir tener o no hijos, el número y el espacio entre cada uno, y el derecho al acceso pleno a los métodos de regulación de la fecundidad.


9. El derecho a la información basada en el conocimiento científico.

La información sexual debe ser generada a través de la investigación científica libre y ética. Abarca el derecho a la difusión apropiada en todos los niveles sociales.


10. El derecho a la educación sexual integral.

Este es un proceso que se inicia con el nacimiento y dura toda la vida y que debería involucrar a todas las instituciones sociales.


11. El derecho a la atención de la salud sexual.

La atención de la salud sexual, debe estar disponible para la prevención y el tratamiento de todos los problemas, preocupaciones y trastornos sexuales.


LOS DERECHOS SEXUALES SON DERECHOS HUMANOS FUNDAMENTALES Y UNIVERSALES.